Skip to main content

La tintura en prenda confeccionada se ha consolidado como parte integral de la cadena textil, porque tanto los confeccionistas como los almacenes de cadena pueden controlar sus propios conceptos de moda con los mínimos riesgos.

Este tipo de tintura facilita lo que se denomina como una “respuesta rápida” que permite un mejor manejo de los inventarios con una mínima inversión y se fabrica la cantidad necesaria en el momento necesario. Una vez conocidas las tendencias de moda y su gama de colores se suministran en un tiempo mínimo los artículos de actualidad, siendo los colorantes directos, reactivos y dispersiones pigmentarias, la base de este tipo de tintura.

Laboratorio de Garment – Auxicolor

La tintura en prenda permite, además, una mayor flexibilidad en la definición del color y acabado que por el método de tintura convencional, pudiendo alcanzar una reposición más rápida de stock.

Así se permiten producciones de pequeños lotes con alta posibilidad de lograr buena coordinación de color y acabado.

Para obtener una excelente tintura en prenda el proceso se orientará básicamente hacia fibras celulósicas, ya que las prendas confeccionadas en algodón de tejidos desde livianos hasta pesados, de calada o de punto, constituyen el principal sustrato para la tintura en prenda.

La condición fundamental para obtener óptimos resultados es la utilización de prendas bien preparadas y que resistan las tensiones propias de este tipo de tintura, como por ejemplo la estabilidad dimensional que debe quedar con una apariencia aceptable después de los procesos en húmedo.

El grado de preparación del tejido con el que se confeccionan las prendas influye no sólo en la tintura como tal, sino también en la apariencia y acabado final de la prenda teñida.

Como se cita anteriormente, los tejidos de punto y de calada son los más utilizados en esta clase de tintura.

Desde nuestro punto de vista, el proceso de tintura y acabado en prenda lo es todo menos convencional.

Las amplias posibilidades que ofrece el proceso en cuanto al diseño, calidad de producto, control de stocks, costes de producción y rapidez de reacción, otorgan a este proceso de tintura y acabado un ‘status’ de prioritario frente a los procesos de tintura y acabado convencionales, en los que se hace imposible aplicar los criterios en los que se basa en sí misma la tintura y acabado en prenda.